¿CÓMO RENUNCIAR A TU TRABAJO, DE LA MEJOR MANERA?

. 3 minuto leído

Hola a todos, estoy muy feliz con este espacio y me emociona más el tema con el que arrancamos este martes, y es que es muy reciente, ya que el día de ayer renuncié a mi trabajo… y me di cuenta de lo difícil que puede ser, porque no sabes por dónde empezar y menos cuando todo en tu trabajo “parece estar bien”.

Platicando con una amiga, le decía que sentía que estaba terminando con un wey, ósea literal, era una ruptura amorosa (haha) entre el trabajo que me ha dado muchas cosas y entre mis planes de vida.

Les seré muy honesta, creo que es la primera vez que no levanto un censo nacional de ¿Qué opinan sobre mi decisión? Y les digo la verdad, estoy muy feliz, porque sé que estoy tomando una excelente decisión y a la única que estoy escuchando es a mí y a mis planes.

¡Y es que cuando te corren pues no hay mucho pensar, pero cuando tú tomas la decisión, ya sea por un trabajo diferente o por emprender tu propio negocio, sea como sea el tener que pararte afuera de la oficina de tu jefe para decirle byeee, está muy cañón!

Sea como sea, yo siempre he pensado que la vida es una rueda de la fortuna y no sabes dónde vas a estar el día de mañana, por esa razón para mí es muy importante siempre “dejar las puertas abiertas”, este mundo es muy pequeño y no sabemos dónde nos vamos a encontrar a alguien de nuestro actual trabajo, como un nuevo jefe o un nuevo cliente.

Creo que estos son puntos muy importantes al momento de terminar una relación laboral:

1. Hablar primero con tu jefe directo: Antes de que toda la oficina ya sepa de tu decisión, (que luego se vuelve chisme) hablar primero con esa persona que creyó en ti (tu jefe directo) va a dejar un mejor sabor de boca a tu jefe, al ver la seriedad con la que estas tocando el tema.

2. Agradecer: Jamás he dicho que me voy a un trabajo mejor, porque para mí, cada trabajo es muy importante, y que estés cambiando no significa que haya sido un mal trabajo o que tengas que odiarlo, porque la enseñanza y las personas que se suman en tu vida, eso es oro puro. Así que agradece la oportunidad, el tiempo, las enseñanzas y la confianza que depositaron en ti, resalta todo lo positivo que te dejó estar en la empresa y soltar un piropo (laboral heeeee) a quién creyó en ti, va a dejar una mejor impresión.

3. Ordena y delega: Irnos y dejar todo hecho bolas no está padre, yo siempre he pensado que si yo tuviera mi empresa me gustaría que quienes están y quienes se fueran, la siguieran viendo como suya, por lo que dejar todo en orden, para que alguien más pueda dar seguimiento, denota el profesionalismo de las personas hasta el último día.

4. Avisa con tiempo: Va muy de la mano con el anterior, el irnos de un día a otro, no da ni tiempo de asimilarlo, lo ideal es 15 días o 1 mes (que para mí 1 mes es demasiado), con 15 días puedes dejar todo en orden y tampoco postergar tu nuevo ingreso o tus propios planes.

5. Hablar súper claro: Para empezar, tienes que estar muy convencido con tu decisión, y les tengo que decir que a mí me fue muy bien, como hablé con mi jefe (mis jefes haha) ya que fui honesta diciéndoles que tenía un plan de vida diferente y la oportunidad de explotar más áreas profesionales, que me iba muy contenta y agradecida, pero que se presentó una oportunidad que va de la mano con mi siguiente etapa profesional.
Y no tienen que entrar en tantos detalles.

Para mi estos son puntos clave, yo estaba muy contenta con mi trabajo, pero recuerden, no somos árboles ni tienes que ser toda tu vida: el arquitecto, el banquero, el ingeniero, etc, puedes ser todo lo que quieras ser.

Estudiando, preparándote, tenemos tantas oportunidades y tantos espacios para poder compartir nuestros talentos, que a veces, aunque suene imposible podemos hacer lo que queramos.

No nacimos con una etiqueta que nos impida crecer, si las oportunidades no llegan a ti, búscalas, enfréntate a la vida, porque cuando le ganas con un SÍ a las 1000 veces que te dijeron NO, sabes que vas avanzando y eso es energía para seguir.

No tengas miedo a renunciar, sé que soltar es muy difícil, pero renunciar te permite abrazar nuevas experiencias y emociones que contar y recordar.

BY CITLALLI BARRAZA